Juzgan a 5 acusados de robar a un anciano en su vivienda

El Juzgado de lo Penal 2 de Badajoz juzgó ayer a cinco acusados de perpetrar un robo con violencia en casa habitada en San Vicente de Alcántara, el 18 de julio de 2015, en el domicilio de Miguel, un hombre de 75 años, que dormía cuando tres hombres, según contó ayer en la sala, lo despertaron hacia las 3.00 horas y mientras uno le tapaba la boca y le pedía que les dijera dónde tenía el dinero, otros dos revolvían cajones y armarios. El hombre les dijo que tenía el dinero en una caja metálica debajo de la cama, con la que huyeron los ladrones, con 450 euros en su interior.

De los cinco acusados, tres son de la localidad; A. E. M., a quien representa el abogado Manuel Villalón; D. B. y J. R., representados por el letrado Fernando Cumbres; y otros dos de Málaga: P. S. y F. M., a los que llevan abogados de esa ciudad.

Tras un análisis de huellas y pruebas biológicas (ADN) en el lugar del suceso, se identificó al primero de ellos, un vecino de San Vicente, quien declaró que él solo informó de que el hombre tenía dinero y que el robo lo perpetraron otras personas. Con su declaración se detuvo a otros dos hombres del pueblo, y más adelante, éstos identificaron a los dos de Málaga.

De los cinco, los tres de San Vicente admitieron los hechos en sus declaraciones en el juicio, mientras que los otros dos negaron haber participado en los mismos, e incluso, como señalaron después los abogados, que no se encontraban en San Vicente en esas fechas.

Así, el fiscal solicitó que cuatro de ellos, dos de San Vicente y los de Málaga, sean condenados a 3 años y 9 meses de prisión, y a pagar a la víctima 450 euros por la cantidad robada y 390 por las lesiones sufridas, 840 en total, entre todos, lo que supone una reducción de su petición inicial que era de 4 años y 3 meses.

Así mismo, para el vecino de San Vicente que solo informó a los demás, el fiscal pide 21 meses de cárcel como cómplice del delito de robo con violencia en casa habitada. Su defensor, Villalón, solicitó la absolución y, alternativamente, la reducción de la pena en uno o dos grados.

Cumbres solicitó para sus representados, dado que habían reconocido los hechos, la atenuante muy cualificada de reparación del daño, la de colaboración y confesión, la pena de 1 año y 3 meses para cada uno.

Los de Málaga, la absolución, por entender que no participaron en los hechos

Cg-Admin-91215
Share
This

Post a comment